jueves, 30 de junio de 2016

Un renacer de Fenix (Ikki)

Nuevamente reaparece el año 96. Cuando encontré este dibujo estaba necesitando un Fénix en mis días; un renacer. No tengo claro si el Fénix nace de las cenizas o si es el mismísimo fuego que quemo todo para contruir desde lo nuevo siendo, al mismo tiempo, la linea donde se encuentran el fin y el principio.

Como tantos otros dibujos lo publico ahora, en color, como para darle una sonrisa al niño que, hace 20 años atrás,  hizo este dibujo mientras que esperaba, en Magic Kids, un nuevo episodio de Los Caballeros. Todavía recuerdo mis primeros intentos de dibujar con un estilo manga. La única referencia que tenia en aquella época sin internet eran los episodios que grababa en VHS y que congelaba como para poder reproducir los personajes y sus armaduras.

Hoy, en realidad, es un 25 de noviembre de 2017. Y hoy también necesito un Fénix. En 5 días cumplo 37 años, estoy en Nueva Zelanda hace mas de 6 meces y desearía poder adaptarme mejor a cada cambio; sobretodo a esos que no elijo. Quiero quemar todo pero sin dudas, sin humo, y encontrarme en esa claridad de acción sin pensamiento. Quiero ser, quiero hacer, sin pensar.


miércoles, 29 de junio de 2016

Black Angel

Tardes de junio con influencias del Hip Hop y sus muertos. Nebia; un libro escolar que no fue, charlas de merienda sobre El Cuervo y Blade Runner con colegas mas grandes que ese niño de 15 años.

domingo, 26 de junio de 2016

Momento Heroico con mis Héroes

Desde ayer estuve navergando en un submarino con base de buque encubierto. Tuve que adaptarme a la vida a miles de metros bajo el mar. Para conocer a la tripulacion habia que tener paciencia de pasar de habitacion en habitacion considerando la presion y la ausencia de oxigeno. Respitar era algo plastico y limitado, como tener envuelto la cabeza en una bolsa de supermercado. Asi viven, y así vivo hasta que volvamos a la superficie. Hoy nuestro disfraz fue comprometido, nos atacan y tratamos de defender nuestra embarcación pirata. Se parece a un buque de Buquebus y, en las puertas donde entran los automóviles, esta pintado el rostro de una mujer que es nuestro vínculo con Poseidon. Escapamos a tiros y vamos a toda velocidad al puerto enemigo, nos esperan cientos de embarcaciones de juguete, y como último recurso enviamos un monstruoso torpedo negro de punta roja venenosa para abrinos paso. Nos abrimos paso y desembarca la tripulación para separarse. Los reconozco. Cada uno de ellos fueron amigos y actores de viejos sueños. Gracias por haber interpretado esos personajes... me hicieron tanto bien en esos momentos. Una nueva raza humana de piel verde aguardaba a los suyos. Era hora de la nueva piel. Y cada uno de los aventureros acordaba el nuevo lugar de encuentro. Me hablan de una mujer hermosa pelirroja, que ocultaba sus ojos bajo el cerquillo, alguien con quien habíamos compartido momentos; quiere tener un hijo y mis camaradas se pelean por ser su pretendiente. Todos sabíamos que solo podía ser yo. Y todo era una excusa para que me decidiera. Quedo solo mientras que los demás se ausentan en ese encuentro de festejo. Me esperan... solo tengo que decidirme e ir. El camino estaba oscurecido por la noche, es angosto y con arboles torcidos sin hojas que se interponían al avance. Es el momento del héroe, sin importar lo bobo, lo débil o dudoso, había llegado ahí, después de tanto tiempo para ser lo que estaba destinado a ser: el héroe... Sufro cada rama, cada corte, el sentirme perdido, y aparecen personajes que me dan una mano, que me dicen que siga y que falta poco. Ella esta por desaparecer en un portal luminoso y yo tengo que reclamar nuestro lugar definiendo quien quiero ser con ella... Lo grito... Y se da vuelta para encontrarme junto con una avalancha de seres luminosos, cada uno de mis héroes, y seres que admiro, me estaba recibiendo con una sonrisa... Lloro, es indescriptible la sensacion abrumadora de ese momento. Todos estaban esperando ese exacto momento... que estoy mirando en la televisión de un salón de un lujoso hotel... Lloro, no pare de llorar... mientras que un par de huéspedes alemanes cotorrean alguna estupidez pretenciosa... El salón es inmenso. Y estoy solo con ganas asesinas de despertar.

viernes, 24 de junio de 2016

La canción del Desierto

Hubo que desertar de todo; fue así como me perdí en el desierto con el peor sentido de la oportunidad. Se avecinaba una tormenta de arena. Esas que cubren y raspan erosionando hasta los huesos. No estaba listo para convertirme y formar parte del polvo. Me hice una bolita cubriendo la cara con buzo y bufanda guardando un rincón de aire en una bóveda de dos capas de tela. El momento es eterno; entonces duermo dentro del sueño. Y sueño dentro del sueño, algo que no recuerdo, para luego despertar protegido. Era un día despejado y alguien había levantado una precaria tienda sobre mi. Muchas horas pasaron desde la tormenta; los dígitos de un reproductor de mp3 lo confirmaban. No era mío; aparentemente lo habían intercambiado por el celular. Ahora tengo nueva música para continuar y encontrarme en el desierto.



miércoles, 22 de junio de 2016

Terry Bogard 1996


Una parte de mi presente esta consistiendo en volver atrás. Muy atrás. Y desde ahí, volver caminando al ahora. Busco entender lo que me lleva a ser quien soy. Observando el historial de eventos hay un patrón que se repite cada diez años; un periodo de crisis, muerte o mutación. Generalmente provocado por la acumulación de eventos desafortunados como una enfermedad, ya sea de una familiar o mía, el corazón roto por desamor o el final de una amistad, junto con la vuelta al aislamiento, y la avalancha de pensamiento que acompaña a la soledad (entre otras cosas).

Disfruto el encuentro con este dibujo. Es un viejo de 20 años que tiene mucho para contar; un viaje que me traslada a mis 15 años de pelear a la soledad, dibujando, ejercitando diariamente para querer ser mejor. No era tan bueno como quería, sigo sin serlo, pero en la practica constante mejoraba, con cambios imperceptibles que me hacían un poquito mejor.

Ese 1996 estuvo lleno de tumbas donde no todos los personajes habían derrotado a sus enemigos en una pose de victoria. Pero quizás, al dibujar a Terry de esa forma,  ya se había ganado un posible cambio de actitud. Cuando empezó el jardín de Ochopante en el 2006 toda flor se dio por una explosiva transformación previa. El mismo jardín, hasta ese entonces, siempre había sido un cementerio. Y, cada cosa que estaba surgiendo, brotó de cada muerto. Para eso vuelvo atrás, para revivir muertos y matarlos de nuevo. Convertirlos en combustible del presente para ponerlo en movimiento.

Este 2016 todavía esta aturdido por los eventos del 2015. Las consecuencias han sido nefastas para mi mundo interno. Estoy un poco mas solo que antes. Me han decepcionado quienes se decían amigos. Vivo los días enojado y con miedos que ni quiero nombrar; algunos reveladores, otros irracionales y paralizantes. Miedo de que los daños internos sean irreparables ya que siento que no estoy sientiendo de la misma manera. Estoy demasiado cuidadoso y muy paranoico con todo. El mundo reclama que sacrifique al niño. Pero sin el niño no se quien soy; y sin el cambio no sabré como es el hombre que quiero ser hoy.