miércoles, 28 de enero de 2015

El parto de la Reina Alien

Este es uno de esos sueños eternamente recurrentes. Podría ser un juego de plataformas; una amalgama entre Contra y Metroid. Eso si, con una gran pausa. Todo había sido oscuridad hasta el momento de abrir una puerta. La habitación era inmensa, iluminada. Era un cuarto de parto de lujo. Y sobre la cama, cubierta de sabanas blancas que llegaban al piso y rodeadas de delicadas cortinas, estaba ella: la Reina Alien. El cuarto se aisla y no queda otra que esconderse bajo la cama mientras que ella comenzaba su labor de parto. Me recordé infinitas veces muriendo de la misma manera, ya había estado acá. La cama se iba deteriorando con lo corrosivo de sus fluidos fluos multicolores. Que además eran tóxicos como inhalar pegamento y te hacia viajar lentamente a la muerte en un tanque de ácido. Que gracioso. Las sabanas estaban teñidas de pesadillas Jipis. Estoy horrorizado en gritos mudos. Algo pasa que hace que un guardia entre. Es Negro, como la oscuridad misma. Se que cuando comienza a buscar bajo la cama mi muerte va a ser otra. Una mucho menos placentera. El espacio bajo la cama era enorme, ya me había resignado a pasar mis últimos segundos ahí, en la eternidad de ese rectángulo. ¿Para que había entrado? Cierto, era matar o morir. De algo hay que morir.

miércoles, 14 de enero de 2015

Vor en Valizas

Como escudo tenés tu cara; de piedra vuelve tu mirada.
Para ti mujer que de niña jugabas con espadas.


Originalmente: "Descanso cerca del Drag Queen Tree."
Un verano que volví a la ciudad renovado y con una nuevas semillas para el jardín.





Espias, clones y minas.

Anduve en ese hotel en dos ocasiones. La primera me presentaba como un nuevos Dr. Who combinado con James Bond y ademas su sidekick al mismo tiempo. Dominaba el arte de manipular una silla arma usandola en una danza mortal. Nadie se lo esperaba. La silla ademas tenia la facultad de poder transformarse en objetos rojos, en parte de ellos, para poder camuflar parte de tu propio cuerpo.

¿Cual era nuestra mision? Algo raro siempre hay. Mejor pasar desapercibido combinandonos con las estructuras rojas del lugar, que era una especie de laboratorio vintage con tecnologia colorida como aquellos televisores naranjas y rojos a principio de los 80s. Sorteamos cientificos y guardias para entrar a una habitacion. Estaban testeando 3 clones del actor de kids in the hall, el mas reconocible de ellos, uno habia salido mal tenia otro rostro en la panza y comienza a gritar como un bebe mañoso, corremos de la habitaicion pero necesitamos evidencias! Volvemos y esta todo oscuro como para sacar fotos, se habia dormido... ¿como se apago todo? ¿Tenes camara? Movia al clon esperando que al llorar de nuevo reactivara tambien la luz. Despertate mutante que te tengo que sacar una foto... Tenia llena la memoria del celular, que, apenas sabia manejar como para sacar a oscuras.

Termino en una habitacion, un cuarto con una cama cubierta de cuerpos uniformados como ella. ¿Dormian? Eran cuerpos a los que no podria reconocerles el rostro. Eran muchas y nada. Ella me contempla al lado de la cama queriendo disfrutar el alimento de mis expresiones. Me siento incomodo y prefiero irme. Sigo buscando, ¿donde esta? Veo luz, y fui atraido por un balcon donde estaba una mujer fumando(?) Se parecia a una Krysten Ritter un poco mas jipi. Hola, disculpame. Le doy la mano. Me llamo Federico. ¿Y Vos? Disculpame... ¿Puedo descansar aca? Se extraña pero ve que no tengo ninguna intencion rara. ¿Como entraste? Estaba abierto. Parece que todo esta vacio y abierto.
¿Si? Sonrie ella. Que hermosa mina. Pienso en mi novia. Hey, quedate quieto no te enojes. Ella le dice a un perro particularmente raro que recien despertaba. Gruñe. Esta molesto porque no se dio cuenta que entraste. Estaba frustrado que pase por alto su guardia. Le hablo y no sirve para evitar su ataque. ¡Dejalo! ¡Ya esta, esta conmigo! Dice ella. Mientras que el perro tiene toda mi entre pierna en su boca. Tirado en el piso lo acaricio, le hablo, le canto para evitar que mis queridos amigos salgan lastimados. El... ¿llora? Lo acariciamos juntos. Viejito y de patas cortas, el no queria lastimar, si no cuidar como guardian. Te comio la chocha nene. Nos reimos y pienso como disfruto de las mujeres hermosas. Ella reacomoda su cabeza y comienza a acariciarme con el pie. Suspiro por todo lo bello, pienso en mi novia sin culpa, y despierto con una sonrisa.